Volver arriba

El tabaco, es una droga legal, que proviene de una planta “Nicotiana Tabacum”, y que con el descubrimiento de América por Colón, llegando a nuestro continente en el S.XVI

Actualmente, la sociedad vive una situación contradictoria, pues las industrias tabaqueras, intentan mantener el mercado de consumidores y por otro lado, las instituciones sanitarias, y poco a poco las gubernamentales, denuncian y demuestran las consecuencias para la salud de los fumadores activos y pasivos.

El tabaquismo es la adicción al tabaco provocado, principalmente, por uno de sus componentes activos, la nicotina; la acción de dicha sustancia acaba condicionando el abuso de su consumo. Según la Organización Mundial de la Salud el tabaco es laprimera causa de invalidez y muerte prematura del mundo.

El tabaquismo está considerado, está considerada como una enfermedad crónica causada por un trastorno adictivo, y está reconocida como trastorno mental y del comportamiento en la clasificación internacional de Enfermedades de la OMS (ICD-10)

La nicotina, es el principal alcaloide del tabaco que actúa sobre el Sistema Nervioso Central. Es la sustancia que causa la adicción, la responsable de la aparición de diferentes signos y síntomas tras la supresión o reducción de su consumo. Estudios realizados muestran que la nicotina es de seis a ocho veces más adictiva que el alcohol y puede generar una dependencia aún más fuerte que la heroína.

Desde el momento en que una persona se convierte en un fumador habitual, los componentes tóxicos del humo del tabaco comienzan a ocasionar un gran número de enfermedades en los diversos sistemas del organismo, como:

  • Fatiga prematura
  • Aumento de gripes y constipación
  • Pérdida de apetito
  • Alteraciones del ritmo cardiaco y la presión sanguínea
  • Color amarillento en dedos y dientes
  • Aumento del riesgo de anginas

Pero además existen una serie de patologías resultantes del consumo de tabaco. Algunas de ellas son:

Enfermedades Cardiovasculares: Son causadas por la nicotina y el monóxido de carbono. La nicotina aumenta la presión arterial, sobrecargando las paredes de las arterias; aumenta la frecuencia cardíaca, sobrecargando el trabajo del corazón y aumentando la coagulabilidad de la sangre. Aumenta además la presión de los lípidos favoreciendo la formación de trombos. El monóxido de carbono disminuye la oxigenación del organismo, lo que genera efectos negativos, especialmente para el corazón. Todo ello facilita la formación de ateromas en el interior de las arterias, dando como resultado diversas enfermedades como:

  • Enfermedades coronarias: como el infarto al miocardio, la angina de pecho y la cardiopatía isquémica.
  • Accidentes cerebro-vasculares.
  • Enfermedades vasculares periféricas

Enfermedades del aparato respiratorio: La exposición constante de los tóxicos del humo del tabaco a las vías respiratoriasgenera el incremento en la producción mucosa, una merma en las funciones limpiadoras de las células ciliares y la reducción en la eficacia del sistema inmunológico. Como consecuencia de este proceso pueden aparecer las siguientes patologías:

  • Bronquitis crónica
  • Enfisema pulmonar

Tabaco y aparato digestivo: La nicotina incrementa la velocidad del vaciado gástrico y un incremento en la producción de ácido clorhídrico, favoreciendo la aparición de gastritis crónica, úlcera duodenal y esofagitis.

Cáncer: Un gran número de las sustancias contenidas en el humo del cigarrillo son por su función en la génesis del cáncer, sustancias consideradas iniciadoras, promotoras o carcinogénicas en sí misma; alteran órganos y tejidos de los labios, lengua, tracto digestivo, respiratorio, tracto urinario, vejiga, páncreas, estómago, cérvix, riñones, etc. El cáncer al pulmón es una de las enfermedades más relacionadas al tabaquismo. Según diversos estudios, en un 80 a 90% de los casos se relaciona al consumo de tabaco. Hasta hace unos años, el cáncer al pulmón afectaba casi exclusivamente a la población masculina, creciendo sin embargo en forma alarmante en los últimos años en la población femenina.

En general, está demostrado que los fumadores tienen una tasa de mortalidad superior en un 70% en comparación con los no fumadores, como resultado de distintas patologías. Esto se relaciona principalmente a enfermedades cardiovasculares, cáncer de pulmón, cardiopatía coronaria, bronquitis crónica y enfisema pulmonar.

 

Hay que recordar, que el cannabis fumado, multiplica por diez los efectos cancerígenos del tabaco, el famoso “porro”.