Volver arriba

El alcohol es obtenido por destilación de bebidas fermentadas. Para el consumo humano, se usa el alcohol etílico, en vinos, licores, aguardientes, cervezas o vinagres. Es una sustancia psicoactiva depresora del sistema nervioso central. Actualmente es una droga legal, por lo tanto de muy fácil acceso.

Esta sustancia psicoactiva o droga, su uso o abuso tiene efectos negativos sobre el cerebro y provoca la variación en algunas de sus funciones (coordinación, atención, memoria, etc.); además su uso continuado también afecta a órganos como riñón, hígado, páncreas o incluso al sistema circulatorio, entre otros.

El alcoholismo es el mayor problema de salud, tanto social como económico (enfermedades como cirrosis, pancreatitis, malos tratos, robos,…). Está implicado en más de la mitad de accidentes de tráfico y muertes accidentales. Un alto porcentaje de suicidios se cometen combinando el alcohol con otras sustancias (es muy común, la mezcla con benzodiacepinas o psicofármacos, y/o cocaína) y hay muchas muertes relacionadas con el alcoholismo por las complicaciones relacionadas con la enfermedad (cirrosis hepática, hepatitis alcohólica, gastritis, pancreatitis, etc.).

El alcohol es la sustancia más consumida en el mundo. El excesivo consumo de alcohol, no es solamente un problema de adultos, aproximadamente el 20 % de adolescentes (a pesar de la actual prohibición del consumo en menores de 18 años) se califican a ellos mismos en las encuestas, como "bebedores problema", esto significa que se embriagan, tienen accidentes relacionados con el consumo de alcohol o tienen problemas con la ley, familiares, amigos, el colegio, etc.

Una persona que experimenta síntomas de abstinencia cuando trata de dejar o disminuir el consumo de alcohol y bebe compulsivamente a pesar de las consecuencias negativas, es aquella que tiene un problema de alcoholismo o adicción al alcohol. El adicto o borracho no es sólo que el va colocado todos los días, sino aquel que necesita consumir frecuentemente o a diario para estar bien.

El alcohol inhibe el ritmo respiratorio, la frecuencia cardíaca y los mecanismos de control en el cerebro. Los efectos del consumo de alcohol, abarcan desde el deterioro de la coordinación motriz y la memoria a corto plazo, se tienen menos habilidades para conducir y realizar tareas complejas, menor tiempo de reacción prolongado, reducción del período de atención (lo cual provoca muchos accidentes en el trabajo y de tráfico), reducción de las inhibiciones (genera cuadros de agresividad y se potencian conductas sexuales de riesgo que pueden conllevar el contagio de enfermedades de transmisión sexual como el VIH), también puede conducir a comportamientos vergonzosos y procesos de pensamiento más lentos.

Características cuando se ha consumido alcohol que ponen de manifiesto que estamos ante un problema de adicción:

  • Disminución del interés o nivel de desempeño en el estudio y en el trabajo
  • Comportamiento defensivo u hostil acerca del consumo de alcohol
  • Citaciones Judiciales o accidentes al conducir vehículos
  • Incapacidad para suspender o disminuir el consumo de alcohol
  • Aumento del ausentismo en el trabajo o estudio
  • Aumento de aislamiento social
  • Aumento de la tolerancia para la cantidad de alcohol que ingiere: “se necesita más alcohol para lograr el mismo efecto”
  • Involucrarse en actos de violencia, ya sea como víctima o como victimario
  • Mentir, engañar, manipular o tener una actitud secreta para ocultar que se ha ingerido alcohol o bien para conseguirlo
  • Apariencia descuidada o/y falta de higiene
  • Descuido con la nutrición apropiada
  • Signos de abstinencia, como temblores, que aparecen cuando se intenta detener el consumo

Por todo ello, las personas que consumen alcohol (o viven con individuos que ingieren alcohol) deben pedir ayuda para ellos o para sus familiares o seres cercanos, cuando presenten algunas de estas características, la adicción al alcohol es una enfermedad que con un tratamiento eficaz como el tratamiento basado en el modelo Minnesota, tiene un alto grado de recuperación.