Volver arriba

HISTORIA DE UN NACIMIENTO

Mi propia decisión y la vida me vuelven a trasladar de ciudad otra vez, con todo lo aprendido, mi experiencia personal y profesional, esta vez vuelvo a Málaga (Andalucía), y es en la Costa del Sol, donde abro mi propio centro para el tratamiento de adicciones, en Fuengirola, con el fin de poder poner al alcance de mi provincia, un tratamiento privado basado en el Método Minnesota, y que por estadísticas es el que tiene una mayor efectividad, en cuanto a la total recuperación y para siempre de los enfermos de alcoholismo o adicción a drogas y en el tratamiento de las adicciones comportamentales que las acompañan (ludopatía o adicción al juego, comida, adicción al sexo, adicción a las nuevas tecnologías, adicción al trabajo,…).

Hoy por hoy, continúo mi formación de terapeuta Gestalt o de psicología humanista con el programa de Terapia Integrativa SAT de Claudio Naranjo.

Me siento una privilegiada, tanto a nivel personal como profesional, pues trabajo en lo que me gusta, en el tratamiento de adicciones. No se puede explicar, la gran satisfacción, de ver como personas que tienen una enfermedad tan grave como la adicción, consiguen recuperar su vida y ser felices.

Además, me encanta invitar a Andasol a importantes profesionales formados y especializados ya sea en psicología humanista o Gestalt, en Inteligencia emocional o en terapias alternativas y naturales, es decir en materia de crecimiento personal y emocional, para poner un granito de arena en que todos aprendamos a ser mejores y seamos capaces de crear un mundo más sano a nivel emocional, para que los que vienen detrás, los niños de hoy, sean más libres y más felices.

Nunca dejo de aprender y formarme, tanto a través del estudio, es decir del conocimiento técnico o de gestión a nivel profesional, como a través de mi propio crecimiento personal, el cual se consigue en la mayoría de las veces, a través de la superación de los problemas y obstáculos que nos encontramos en la vida, por eso tenemos que aprender a disfrutar de las balsas de felicidad, así como de los rápidos del río con piedras y obstáculos que superar, pues siempre la parte más oscura de la noche es la que precede al amanecer.

Gracias a los pacientes de Andasol y a sus familiares, a las personas que pasan por los talleres del centro y a todos los que confían en nosotros, por supuesto, es de todos ellos en general, y de mis queridos pacientes en particular, sin duda, de quienes más aprendo, y quienes más me enseñan todos y cada uno de los días en que ejerzo mi profesión elegida con mucha conciencia.

Gracias.
Olga García Cano

Idiomas

Spanish English